Función de gala del 20 aniversario del festival Nueva Danza y Nueva Música: reconocimiento Xochipilli a las fotógrafas Ana Rosa Fernández y Gloria MInauro

Tiempo de Lectura: 2 minutos

Texto: Eugenia Macías

En esta función de gala por el 20 aniversario del Festival Nueva Danza y Nueva Música, la escuela y compañía de danza española y flamenco, Horizontal, en activo en Tlaxcala y Apizaco, bajo la dirección de Amalia Romero, realizó variaciones a compás de seguiriya y bulerías con jóvenes bailarines adentrándose a esta vertiente dancística y la cultura que la contiene.

Fotos: Liliana Velázquez | Isóptica

La agrupación de Danza Contemporánea Luna 13, conducida por Roberta Grijalva, presentó los devenires de personajes que a veces son evocación y a veces quienes rememoran experiencias vividas. Tres mujeres jóvenes y un hombre que envejece van alternando estos roles: ser presencias de memoria y ser personas que recuerdan, entre dinámicas de movimiento con contrapesos, contactos, caídas, apoyos sobre las manos, simultaneidad de estructuras coreográficas diferenciadas, trastocamientos de sentidos cotidianos de objetos: una sombrilla puede proteger de la lluvia pero también ser ventana, máscara, barrera.

Zapapa Escena, dirigida por José Ortiz explora el movimiento desde la relación de una pareja. Encuentros, construir barreras entre ellos, uno de ambos insistir cuando el otro sólo quiere irse, son metáforas del vincularse como algo complejo que se activó en esta función.

A cargo de Jessica Lezama, la coreografía de la Escuela Nacional de Danza Nellie y Gloria Campobello encuadró diversos sones y zapateados mexicanos a un argumento sobre el maltrato de género. Un hombre que aísla y violenta a su mujer, resignificando la danza tradicional mexicana en una discursividad que visibiliza un problema contemporáneo.

Fue emocionante que al desplegarse la función el 8 de marzo que se conmemoran las luchas y movimientos por derechos de las mujeres, a partir del trágico incendio de la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist en Nueva York en el que murieron más de 120 mujeres en 1911, las agrupaciones que actuaron propusieron diversos gestos solidarios a esta causa: develar listones morados entre su vestuario, extender una manta con una frase de apoyo o denunciar la violencia al representar una obra sobre el maltrato de un hombre hacia una mujer.

Esta función de exploraciones múltiples fue la ocasión para otorgar el reconocimiento Xochipilli a las fotógrafas Ana Rosa Fernández cuyas palabras fueron un acto de agradecimiento a personas que la han apoyado, y Gloria Minauro quien dio un final festivo y emotivo a la presentación con la afortunada invitación:

¡sigamos bailando todos!.

—–

08 DE MARZO 2020 | CIUDAD DE MÉXICO

TEATRO RAÚL FLORES CANELO

Deja un comentario