La Compañía ‘Caña y Candela Pura’ celebra su 30º aniversario con el estreno de su espectáculo “Flamenco: sendero y huella” en la Temporada de Danza 2019 del Palacio de Bellas Artes: Estados en movimiento.

Tiempo de Lectura: 2 minutos

En el marco del ciclo “Estados en movimiento”, Temporada de Danza 2019 en el Palacio de Bellas Artes, la agrupación de música y danza Flamenca Caña y Candela Pura celebra su 30º aniversario con el estreno de su nuevo espectáculo ‘Flamenco: Sendero y huella’ que rememora una época en la que surge un movimiento musical sin precedentes dentro de este género llamado “Camaronero”.

Fotografía:©Gloria Minauro/isoptica

La maestra Lourdes Lecona, fundadora y directora de esta agrupación, con 60 años de vida artística, detalló que para su generación, dicha corriente marcó un hito en la historia del flamenco, impactando en su visión y apreciación musical.

Añadió que el espectáculo Flamenco: sendero y huella recupera la esencia de este movimiento de innovación estilística que acompañó a los artistas profesionales y aficionados del flamenco en los años ochenta.

“Sentí la necesidad de recuperar el movimiento camaronero, que sustentó una época y estética musical, representado por Camarón de la Isla y Duquende, quienes se convirtieron en inspiración para la poética musical y coreográfica. Esta corriente significó un hito musical que dejó huella en nuestra generación”, dijo la bailarina, coreógrafa e investigadora.

Creadora Escénica con Trayectoria (Fonca 2016-2019), Lourdes Lecona comentó que, si bien su agrupación se ha desarrollado a partir del respeto de estructuras y formas de representación heredadas desde la “tradición” y el baile “por derecho” de artistas y maestros del siglo pasado, también ha recurrido en su estética de creación a la exploración de nuevos lenguajes dentro del flamenco, a partir de la confluencia de otros elementos como el abordaje de temáticas socioculturales y la  investigación, como fundamento para cada puesta en escena.

“Nuestro espectáculo rescata un movimiento que hizo evolucionar la historia del flamenco a través del cante y la música, al incorporar nuevos instrumentos y formas interpretativas, así como su traslación y confluencia con el diseño coreográfico, como forma estética de creación que conjuga formas surgidas de la tradición y búsqueda de nuevos lenguajes para su representación”.

La también docente, promotora y gestora cultural expresó que el goce y disfrute de un arte nacido desde una cosmogonía étnica-local, y su confluencia con nuevas vertientes y cauces, le ha permitido lograr un proceso de evolución y universalización de sus formas y estéticas sin precedente. “El espectador tendrá la posibilidad de disfrutar de un espectáculo en el que convergen la tradición y los lenguajes contemporáneos de creación”.

Finalmente, la maestra Lecona se dijo contenta por el aniversario de su compañía, ya que ha logrado posicionarla como puente entre generaciones, compartiendo legados del llamado “flamenco tradicional” y el llamado “nuevo flamenco”, en una confluencia de lenguajes musicales y coreográficos.

Palacio de Bellas Artes

Ciudad de México
10 de agosto de 2010

Con información de la Secretaría de Cultura

 

Deja un comentario