La maestra Nellie Happee ofreció una charla magistral titulada ‘Marejada una vida en la danza’ en el marco del Encuentro Nacional de Danza México 2019

Tiempo de Lectura: 2 minutos

Su pequeña estatura fue en un inicio un problema para que la maestra Nellie Happee visualizara un futuro prometedor, ya que así se lo habían hecho creer y eso la hizo pensar que era su peor tragedia. Mientras que la canadiense Dulcinea Langfelder recuerda los regaños de un maestro cuando ella solía distraerse ensayando en un cuarto piso de Nueva York y miraba por la ventana al sentir que la gente que caminaba
allá abajo hacía de manera inconsciente coreografías.

Fotografía:©Gloria Minauro/isoptica

Estas y más anécdotas fueron compartidas por las distinguidas coreógrafas durante las charlas magistrales que ofrecieron en el marco del Encuentro Nacional de Danza (ENDMéxico 2019) que se lleva a cabo en Texcoco, Estado de México.

Fue la maestra Happee, creadora emérita por el Sistema Nacional de Creadores, quien inició estas charlas, logrando provocar las sonrisas de todos los asistentes con divertida y alegre relatoría de su vida. Traer a la memoria sus inicios y trayectoria siempre le ha dado una profunda satisfacción y gozo a la coreógrafa de 89 años de edad.

“Con nalgadas entré a la danza” bromeó la maestra al recordar cuando su abuela la llevó a su primera clase de danza a los 5 años de edad y ella se resistía a entrar: “Me atranqué a la puerta. Me daba como miedo aunque yo sabía que quería bailar”.

La coreógrafa mexicana jamás ha olvidado cuando, estudiando en Estados Unidos, le dijeron que no iba a triunfar por su tamaño. No obstante la sentencia, luchó por ocupar un lugar en la escena mexicana, donde es reconocida como una leyenda viviente: “Yo veía que después de terminar mis estudios no me llamaban para bailar. Hasta que un día pregunté y me dijeron que yo era muy pequeña para destacar. Sentí que era una tragedia y me regresé a México. Acepté mis limitaciones físicas pero eso jamás me detuvo; soy chiquita pero sí puedo bailar. Y ahora aquí sigo”.

En medio de risas, la maestra Happee siguió contando sus historias. Acerca de sus primeros personajes, como el de la hija de la bruja de Blancanieves que se inventó su madrina, pero que “me hacía sentir soñada”, dijo. O cuando se iba a las posadas y regresaba a casa agotada con los zapatos en las manos de tanto bailar. También aquella ocasión en que bailando con Felipe Segura se salieron del escenario ante la fuerza del
salto que dio ella hacia él.

Tras una ovación de pie, la mexicana agradeció la invitación a ser parte del Encuentro y dejarla compartir el arte que ha sido su gran motor: la danza.

—–

CIUDAD DE TEXCOCO, EDO. DE MÉXICO | 17 DE NOVIEMBRE 2019

SALA LOUNGE | CENTRO CULTURAL MEXIQUENSE BICENTENARIO

CON INFORMACIÓN DE ENCUENTRO NACIONAL DE DANZA MÉXICO 2019

Deja un comentario