Ovacionan a Nadine Sierra en el teatro Juárez al cerrar el décimo día de actividades en el XLVI FIC

Tiempo de Lectura: 2 minutos

La soprano estadounidense Nadine Sierra vuelve a suelo mexicano en el marco de la edición XLVI del Festival Internacional Cervantino repitiendo el éxito que tuvo recientemente en el concierto por los 40 años de la Orquesta Sinfónica de Minería (OSM).

FOTO: GERARDO CASTILLO / ISÓPTICA

 

Gracias a una educación temprana en el bel canto, Nadine Sierra quedó embelesada del género musical al afirmar que “la ópera no es para todos, pero todos debieran tener la oportunidad de ser introducidos a ella para saber si les gusta”, por esta razón, la reconocida  soprano estadounidense aseveró que lleva a cabo una difusión de este tipo de música por medio de sus redes sociales a fin de dar a conocer estas armonías, acercar a la gente y enseñarles un mundo poco conocido.

La intención es introducir nuevos públicos a este arte para generar futuros cantantes de calidad, pues considera que, si no se lleva a cabo una labor educativa, este tipo de música puede llegar a desaparecer con el paso de los años.

La cantante originaria de Florida, Estados Unidos, aconseja a los talentos emergentes sobre técnicas de canto y la forma como funciona la industria musical, pues desea darle a los demás la oportunidad que tuvo como niña prodigio a partir de los seis años de edad.

Sierra, explicó que su amor y devoción por la música nació por su familia materna; su madre la introdujo al mundo de las armonías desde temprana edad haciéndola escuchar óperas y llevándola a clases de canto. Eso hizo que se enamorara de ese universo coral y “le robara el alma”, estableciendo una relación amorosa con la ópera a lo largo de más de veinte años.

Interpretará  Je veux vivre, perteneciente a la ópera Roméo et Juliette del francés Charles Gounod; Caro nome, de Rigoletto, escrita por Giuseppe Verdi; Regnava nel silenzio… Quando rapito in estasi de la obra Lucia di Lammermoor, del italiano Gaetano Donizetti; la obertura de L’italiana in Algeri, de Gioachino Rossini con arreglos de Ángel Rodríguez; Depuis le jour, que forma parte de Louise, compuesta por Gustave Charpentier; Deh vieni, non tardar de Le nozze di Figaro, de  W. A. Mozart; para terminar, Melodía sentimental, del brasileño Heitor Villa-Lobos, y Me llaman la primorosa, de Gerónimo Giménez.

En relación con su repertorio y participación en México, Nadine Sierra dijo que escogió esos temas porque considera que las piezas que un cantante elige dejan conocerlo ante su audiencia.

Agregó que durante su participación en el FIC tendrá mayor oportunidad de explotar los colores y matices de las piezas, debido a que al estar acompañada solo por un piano y no por una orquesta, el recital se torna más íntimo y la da un control mayor sobre lo que sucede.

La también laureada con los premios Beverly Sills y Richard Tucker; también es la ganadora más joven de la Competencia Vocal de la Fundación Marilyn Horne y del National Council Auditions del Metropolitan Opera, manifestó estar agradecida con el pianista Ángel Rodríguez, a quién calificó como “un músico extremadamente talentoso y humilde”.

Finalmente, Nadine Sierra expresó su deseo de poder repetir en el Festival Internacional Cervantino, luego de su participación en el concierto por los 40 años de la Orquesta Sinfónica de Minería (OSM). Tengo mucho entusiasmo por regresar a México y en particular por su por su debut en el FIC.

Nadine Sierra se presentó el viernes 19 de octubre a las 21:00 horas, en el Teatro Juárez.

 

CON INFORMACIÓN DEL XLVI FESTIVAL INTERNACIONAL CERVANTINO

SALA DE PRENSA. CARLOS  XIMÉNEZ

GUANAJUATO, MÉXICO. A 20 DE OCTUBRE DEL 2018

Deja un comentario