Xempa, México. Tradiciones, vida y muerte de Circo Dragón, se presentó en el Teatro de la Ciudad como parte de su gira 2019

Tiempo de Lectura: 2 minutos

Xempa, México. Tradiciones, vida y muerte de Circo Dragón, se presentó el 10 de noviembre en
el Teatro de la Ciudad como parte de su gira 2019.

Texto: Eugenia Macías

La agrupación Circo Dragón, fundada en 2005 por Rodrigo Orellana y Roberto Ramírez, desplegó este espectáculo con bailarines y atletas multidisciplinarios. El motivo inicial del montaje es un video con el anuncio hecho a María, que padece una enfermedad grave. Este momento es el planteamiento de la resolución escénica a lo largo de todo el espectáculo: la apreciación simultánea de videos y animaciones en el ciclorama de fondo y las tareas de interpretación actoral y corporal de los artistas. Unos concheros dominan el escenario y retienen entre ellos a María, la mujer enferma. Uno se pregunta si es el transitar para ella al ámbito de los muertos. Después apreciamos un video donde María habla a Dios de su padecimiento y en escena, y otras tres mujeres flotarán por los aires en cubos mientras hacen movimientos y posiciones.

Fotografías: Liliana Velázquez | Isóptica

Este número inaugura la sucesión de todos los actos circenses que conforman el espectáculo, fusionados con una novedosa relectura de motivos populares y tradicionales mexicanos que como espectadores nos impulsan a reacomodar referentes:

Una calaca cuyos huesos son bolos fosforescentes movilizados por personajes de negro para que parezca que flota, sola para luego desconfigurarse y ser el material de las suertes con estos objetos. Mientras que en el video, la mujer María ya tiene rostro de calaca. Luego un grupo de esqueletos acróbatas, que se fusionan con los que bailan sin parar en una animación en el video, haciendo peripecias en una estructura cúbica de la que se cuelgan o usan como barra gimnástica.

Un mercado que comienza como una lotería gigante que al reverso de sus tarjetas tiene puestos de los que se desprenden los personajes del juego: Acróbatas con pelotas que impulsan con distintas partes del cuerpo, mientras un gallo robótico pasea por el foro, un borracho que se equilibra en taburetes que apila sobre un cilindro rodante arriba de una mesa, la escalera como herramienta de acrobacia, muñecas, bailarinas de jarabe y una de ellas suspendida por los aires.

No faltan diablillos y llamas infernales en el video; la llorona que se multiplica en varias que se desplazan entre el público. Se retoma la leyenda de la flor cempazúchil que fusiona el amor truncado del guerrero muerto Huitzilin y Xóchitl; unas mujeres colibrís que colgadas de unos aros hacen suertes desde las alturas, pirámides humanas con grupos de personajes fosforescentes que se vinculan a animaciones de diseños geométricos de colores vivos de etnias mexicanas. Las dinámicas escénicas del clown son transferidas a personajes de revolucionarios mexicanos en un paraje inhóspito y desértico.

El espectáculo culmina con danzas aéreas en grandes lienzos de tela en los que por momentos se proyecta una colorida ofrenda mexicana mientras una gigantesca bruja irrumpe en la escena con un elegante vestido y personajes del espectáculo bailan: María, un catrín, un diablo alebrije, un colibrí y otros para refrendar la muerte como una fiesta de vida por nuestros muertos.

Ciudad de México, 10 de Noviembre, 2019.

Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.

 

 

Deja un comentario